Realice una donación

¡Cualquier cantidad que usted considere!

  20 dólares aseguran que cada estudiante acceda a agua potable diariamente.

3.600 dólares cubren todos los costes anuales de un estudiante, incluyendo comidas y materiales.

Cualquier cantidad apoya colectivamente a nuestro Fondo Estudiantil Maya, que asegura una oportunidad educativa a nuestros estudiantes indígenas Mayas.

 

 


 
Creemos que a través de la educación podemos plantar las semillas de transformación en uno de los rincones más vulnerables de Guatemala. Escuela Caracol es la primer escuela Waldorf en Guatemala, llevando educación en los niveles desde kinder hasta sexto primaria a los niños y niñas de la región de San Marcos la Laguna en Atitlán. 90% de nuestros estudiantes son niños locales y, 80% de ellos tienen la oportunidad de estudiar en Escuela Caracol gracias a nuestros programas de becas que solo son posibles por las donaciones y aportes de generosos individuos y de instituciones en Estados Unidos y Europa.
 
En el siguiente video conoceremos a Teresita, quien ha estudiado en escuela Caracol desde los tres años y que actualmente cursa el sexto primaria; y a su maestra, Andrea. Ellas compartirán con nosotros una breve mirada a su vida en Escuela Caracol.
 
 

Estadounidenses, click aquí para donar

 United Charitable

 

 

Europeos, click aquí para donar

 Freunde Waldorf

 

 

Envíanos un cheque

 Contacte con nuesta administración

 


Meta de recaudación en la campaña de fin de año 2018-2019: $50,000

%

Personal

%

Programas

%

Facilidades

%

Administración

Más del 85% de los estudiantes de Escuela Caracol, la primera escuela Waldorf de Guatemala, son indígenas Mayas que necesitan el apoyo de patrocinadores.

Guatemala posee el porcentaje más bajo de finalización de estudios en toda Centro Amércia. Sólo 1 de cada 10 completa la educación secundaria. A través de la pedagogía Waldorf, Escuela Caracol se posiciona como un agente de cambio.

En una de las regiones más pobres de Guatemala, donde el 80% viven en la pobreza y la población aún se recupera de una guerra de 36 años, existe una gran necesidad de sanación a través de comunidades educativas que eliminen los residuos de dominación y exclusión; debemos construir comunidades interculturales que empoderen a las personas. Estas niñas y niños necesitan una educación que les abra nuevas oportunidades. Tu colaboración es vital para apoyar esta experiencia educativa única en esta población Maya.