Anderson es un chico nacido y criado en San Marcos la Laguna, actualmente en tercero primaria. Normalmente, se le puede ver corriendo, saltando, jugando la pelota o platicando con sus amigos.

Hace ya algunos días entró corriendo a la oficina muy emocionado y feliz, algo increíble había pasado: las semillas que había sembrado en el huerto de la escuela un mes atrás habían crecido hasta convertirse en deliciosos rábanos.

El quería compartir esta alegría con todo el mundo y que algunas fotos fueran tomadas para las redes sociales de la escuela.

Tenemos tanta suerte de contar con un lugar tan mágico como Escuela Caracol, un lugar donde los niños y niñas aprenden al hacer y tienen la oportunidad de expresarse libremente.

Durante las jornadas en el jardín y en el huerto, los estudiantes aprenden de la naturaleza y entran en una profunda relación con su entorno, encontrando por si mismos, siguiendo la guía de maestros y tutores, las herramientas para convertirse en seres humanos sensibles y conscientes.

This post is also available in: Inglés